Contribución Metodológica en la Evaluación de las Actividades de las Instituciones de educación Superior en Términos de Eficiencia (COMETA).

Versión para impresiónVersión PDF
De 2005 hasta 2006

La capacidad de las universidades para generar conocimiento y transmitirlo, la excelente cualificación de los recursos humanos con los que cuentan y el peso económico de su actividad son algunas de las razones que se encuentran detrás de la atención que la opinión pública presta a estas instituciones de educación superior. Existe un acuerdo generalizado en dedicar una especial atención en conseguir que las universidades se conviertan en organizaciones acorde a los propósitos que la sociedad demanda, conectadas con las necesidades económicas y culturales de esta sociedad, eficaces en su gestión y que ofrezcan a los individuos una educación flexible que les capacite para adaptarse a un mundo tecnológica y culturalmente cambiante. La evaluación de las actividades de las instituciones públicas, y aún más su explicación, es una tarea complicada, especialmente para el caso de las universidades debido a su naturaleza compleja. En los últimos años, se han clarificado más los objetivos de las universidades en el ámbito de la investigación que en el de la enseñanza y, en esas condiciones, una insistencia en la eficiencia puede incluir a dedicar cada vez mayor atención a la investigación (que proporciona fondos adicionales) y menos a la enseñanza reglada (que no los proporciona), especialmente cuando no existen sistemas de control o incentivos relacionados con la calidad de la enseñanza y sí de la investigación. Como consecuencia, el objetivo de este proyecto es generar un modelo metodológico que permita analizar la eficiencia de las instituciones de educación superior bajo la visión de la institución universitaria como conjunto, teniendo en cuenta las distintas actividades de las universidades (docencia, investigación, impacto socioeconómico, impacto cultural, etc.), así como la incidencia del marco institucional sobre las mismas. Esto conduce al planteamiento de las siguientes cuestiones:

i) explorar las diversas funciones que tienen asociadas las instituciones de educación superior y definir una función de producción para las mismas;

ii) considerar criterios de calidad que afecten a la función de producción de las instituciones universitarias;

iii) introducir factores del marco institucional que puedan generar, promover o incentivar que unas instituciones sean más eficientes que otras;

iv) evaluar las actividades de las instituciones de educación superior, en su conjunto, en términos de eficiencia.